Compara precios de hoteles únicos

Los riads marroquíes hacen sentir a los turistas como parte de un cuento de príncipes y princesas. Algo escondidos, entre callejones sinuosos y detrás de las murallas de antiguas ciudades se encuentran los riads, concebidos originalmente como casas residenciales. Se caracterizan por poseer patios interiores con un magnífico jardín y habitaciones con un ambiente sofisticado y lujoso, ideal para unas vacaciones únicas. En medio del barullo de la Medina, un riad es un santuario del descanso.

Riad

Los riads son pequeños palacios árabes muy antiguos que tienen un patio interno y que han sido adaptados para funcionar como hoteles. La mayoría se encuentra en el centro de las ciudades, otorgando la oportunidad perfecta para descansar del ajetreo diario que se vive en las calles marroquíes. Caracterizados por su hospitalidad de primer nivel, deliciosos desayunos con té de menta y la tranquilidad que ofrecen gracias a su reducido número de habitaciones, los riads son el lugar perfecto para descansar durante las vacaciones en Marruecos.

Riads: un vistazo a los sitios marroquíes más importantes

Debido a que Marrakech es la ciudad más visitada de todo Marruecos, es recomendable asegurarse la reserva de un buen hotel que permita descansar como en casa. Afortunadamente, los riads son los establecimientos ideales para descansar lejos del bullicio de la ciudad, los mercaderes y encantadores de serpientes. El corazón de Marrakech es, sin duda, la plaza Jamaa el Fna, desde donde parten todas las rutas por la Medina. Este es también uno de los sitios con más vida y movimiento, en donde los vendedores de comida y especias cautivan a los paladares que llegan en busca de nuevos y exóticos sabores. La escuela de Medersa Ben Youssef es conocida por su hermoso patio central, sus muros decorados con azulejos y las grandes cantidades de mármol que decoran cada rincón. Las Tumbas Saadís, al igual que Mellah y los zocos son otros de los atractivos imprescindibles de Marrakech. Los riads obsequian a los turistas el descanso y la apacibilidad que necesitan para explorar más de este exótico destino al día siguiente.

Capital del país y reconocida como Patrimonio de la Humanidad, esta es una de las ciudades más importantes del norte de Marruecos. Rabat es una fusión de tradición histórica y modernidad, y es conocida como “la ciudad de los jardines”. Esta localidad alberga uno de los monumentos más importantes del país: la Torre Hassan, un minarete de la mezquita que lleva el mismo nombre y que debería haber llegado hasta los 60 metros, pero su construcción se paralizó en tan solo 45 metros a causa de la muerte del gobernador. El mausoleo de Mohamed V, el “padre de la Independencia marroquí”, fue diseñado por cientos de artistas diferentes y luce un estilo árabe-andaluz. Otro imprescindible durante la visita a Rabat es la Necrópolis de Chellah, un sitio histórico que otorga un panorama sobre el pasado de la región y de las diferentes culturas y religiones que formaron parte de él. Los turistas tampoco quieren perderse el Palacio Real de Rabat, un paseo por la Medina o por la Kasbah de los Udayas.

Casablanca goza de una excelente reputación gracias a su extendida actividad económica y su modernidad. Además de ser el principal centro industrial, comercial y portuario de Marruecos, Casablanca luce un pasado histórico que se refleja en sus diversos edificios y maravillas arquitectónicas. Entre los atractivos más importantes de la ciudad se encuentran la Plaza Mohamed V y la mezquita Hassan II, cuya cima marca la dirección de La Meca con ayuda de un rayo láser. Casablanca es un destino aun poco conocido pero que guarda un enorme potencial turístico y a través de la cual puede conocerse en profundidad la cultura marroquí. Aquí puede disfrutarse de un fabuloso paseo por la costa o de actividades acuáticas en La Corniche, salir de compras al Morocco Mall, recorrer las tiendas de baratijas de la Medina y dejarse maravillar por la fachada del Palacio Real. La vida nocturna de Casablanca es más similar al mundo occidental que al árabe. Las glamorosas discotecas están abiertas hasta tarde y los cócteles combinan el exotismo marroquí con sabores ya conocidos por los españoles.

Riads – su impronta

Los llamados “riads” son típicos hoteles de estilo marroquí, situados normalmente en el centro de la ciudad (también llamada medina). En ellos, las habitaciones rodean al jardín central, que a veces luce una preciosa fuente, corazón de su diseño. Este es el alojamiento ideal para quienes desean experimentar en primera persona el encanto oriental.

Otro tipo de hoteles

Riad: Países populares

Riad populares