Mapa Filtro
Mapa Ordenar por

Madrid tiene hoteles que hacen de la estancia una experiencia inolvidable. Situados cerca de las principales atracciones, como el Museo del Prado, el Palacio Real o la Plaza Mayor, son el punto de partida para diversas actividades. En su ambiente único, repleto de elegancia, la grandeza de épocas anteriores se respira en medio de la popular metrópoli. Además de exquisitas amenities, los hoteles de lujo ofrecen servicios de spa y bienestar, que permiten al huésped relajarse física y mentalmente.

Envíe esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Hoteles de lujo Madrid

La Gran Vía es la calle más famosa de la ciudad y un atractivo que nadie quiere perderse. Gracias a que atraviesa varios de sus barrios, pasear en ella es la forma ideal de comenzar a conocer Madrid. A ambos lados de la calle pueden verse majestuosas obras arquitectónicas como el edificio Grassy o el Edificio Metrópolis. No obstante, los barrios en su interior tienen mucho para ofrecer a los turistas y visitantes, que llegan de todas partes del mundo. Madrid se caracteriza por su elegancia y buen gusto. Rentar una suntuosa limusina, cenar en un magnífico restaurante con platos de categoría y pasar la noche en uno de los hoteles de lujo de la ciudad, conforman el plan perfecto para unas vacaciones con clase y distinción.

Hoteles de lujo en Madrid: un vistazo a los barrios más elegantes

Centro: un ambiente elegante y lleno de encanto

Hoteles de lujo Madrid© URSO Hotel & Spa El centro de Madrid se representa delicadeza, estilo y glamour. La visita a la ciudad de Madrid debe comenzar por la Plaza Mayor, punto neurálgico de la ciudad y que alberga gran parte de la historia de la ciudad. En ella y a sus alrededores pueden encontrarse otros puntos de especial interés cultural e histórico como, por ejemplo, la estatua de Felipe III, el arco de Cuchilleros o la Casa de la Panadería. En Navidad, Plaza Mayor está repleta de artículos de decoración especiales para estas fechas. Desde aquí puede llegarse a la Puerta del Sol, uno de los símbolos de la ciudad, en donde se sitúa la famosa estatua de El Oso y el Madroño. Las mejores fotografías del Palacio Real (o Palacio de Oriente) pueden tomarse al caer el sol, pero también es muy bonito para contemplar de día. Cerca de este se sitúa la Catedral de la Almudena, que tiene un pequeño museo y una cúpula que puede visitarse por dentro. La plaza de España, por su parte, es una de las plazas más grandes de España y contiene varios atractivos interesantes en su interior. A pocos metros, el Templo de Debod maravilla con su belleza y antigüedad, tan solo pensar que fue un regalo de Egipto a España deja a sus visitantes boquiabiertos. Madrid no se ha olvidado de los aficionados a las compras. Es por ello que cuenta con shoppings y tiendas de moda sobre la Gran Vía, pero también con bonitos mercados ideales para la salir a cazar tesoros durante los fines de semana, como El Rastro. Para descansar luego de un largo paseo, los hoteles con spa de Madrid son la opción ideal. Decorados con elegancia y finura, estos hoteles dan a sus huéspedes un ambiente encantador en el cual relajarse y descansar tranquilamente.

Retiro: belleza monumental, moda y arte

El parque más bonito de Madrid se encuentra en el barrio que le da su nombre: El Parque de El Retiro. Este sitio cuenta con cientos de interesantes rincones que pueden descubrirse durante una caminata o paseo en su interior. No solo los monumentos y esculturas enriquecen el paisaje, sino también los artistas callejeros que llegan con su música o habilidades plásticas. El estanque de El Retiro deslumbra con su elegancia, mientras que el Palacio de Cristal expone de forma temporal obras de diversos artistas. En una de las esquinas del parque se encuentra un monumento que es, quizás, el más emblemático de Madrid. La Puerta de Alcalá es una hermosa puerta real que daba acceso a la ciudad. Junto a ella, la Fuente de Cibeles. Entre tanta sofisticación, los hoteles de lujo de Madrid no se quedan atrás. Ofreciendo servicios exclusivos, con una cocina que cautiva a los más exigentes paladares y habitaciones amplias decoradas con muy buen gusto. En este barrio también se encuentran los museos más interesantes de la región, entre los que pueden mencionarse el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, el Museo Naval y el Museo Nacional del Prado, localizado cerca de la deslumbrante Fuente de Neptuno.

Chueca y Malasaña: fiesta bohemia y glamour gay

Estos barrios se encuentran a un lado y otro de la Gran Vía. Sin embargo, y a pesar de la poca distancia que los separa, el contraste entre ambos es digno de observar en primera persona. Por un lado, Chueca es un barrio de edificios antiguos muy bien conservados, que preservan sus fachadas tradicionales y típicas de la época. Pero los visitantes no deben dejarse engañar por esta apariencia, ya que Chueca es el barrio gay de Madrid por excelencia. Quienes no deseen perderse la diversión en esta gran ciudad, saben que los restaurantes, terrazas y bares del barrio garantizan alegría, color y glamour a toda hora. Aquí se realiza anualmente el Festival del Orgullo Gay. En cambio, Malasaña suele describirse como el costado bohemio de Madrid. Su centro neurálgico es la Plaza dos de Mayo y es cuna de la Movida Madrileña, nacida en los ochenta. Aquí hay varias plazas, pero también bares y cafés. Para salir de copas con amigos o en pareja, este es el barrio indicado.

Madrid – su impronta

Madrid lo tiene todo para unas vacaciones perfectas: oferta cultural, histórica, nocturna y natural. En ella los visitantes pueden dejarse llevar por la música y el ritmo de la noche, visitar una gran variedad de museos o pasar sus horas caminando por preciosos parques. Los hoteles de 5 estrellas de Madrid aseguran una estancia de lujo con atención personalizada, decoración con estilo y el ambiente propicio para distenderse y olvidar el ajetreo diario.