Mapa Filtro
Mapa Ordenar por

Cracovia alberga una historia muy rica, basada en cambios socio-políticos y culturales de gran repercusión. Sus callejuelas permiten descubrir los distintos sucesos que han tenido lugar y contemplar los monumentales edificios que hoy son parte de la ciudad. Para descubrir Cracovia desde dentro se recomienda dormir en uno de sus hoteles céntricos, situados a solo unos metros de los atractivos turísticos más importantes. A corta distancia se encuentran también las minas de Wieliczka y Auschwitz.

Envíe esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Hoteles Cracovia

Cracovia es un destino muy elegido por viajeros de todo el mundo. Ciudad vieja alberga elegantes edificios que guardan una vasta historia entre sus paredes. La judería y el gueto son, naturalmente, sitios donde sus visitantes pueden impregnarse del pasado y conocer algo más sobre una de las épocas más difíciles que ha atravesado Polonia. No muy lejos se sitúa una de las maravillas más peculiares que este país ofrece a sus turistas: las minas de sal de Wieliczka, declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1978. Los hoteles en Cracovia cuentan con facilidades para todos los gustos: para los que opten por la elegancia y el estilo, lo ideal es quedarse en un hotel boutique; por su parte, aquellos que quieran aprovechar la oportunidad de dormir en un hotel histórico y conocer el cautivador pasado que albergan sus paredes, también podrán hacerlo.

Hoteles en Cracovia: un vistazo a las zonas más importantes

Stare Miasto: centro neurálgico medieval

En pleno centro de la Stare Miasto (Ciudad vieja) se encuentra la Rynek Glówny o plaza del Mercado. Esta es la plaza medieval más grande de Europa y una de las más bellas del continente. Rodeada por vario edificios notables, como la Lonja, la Torre del ayuntamiento, la iglesia de San Adalberto y la basílica de Santa María, recibe a miles de visitantes y es sede de un mercado navideño en diciembre y de otros eventos muy concurridos el resto del año. Símbolo de encanto y distinción, los hoteles de Cracovia tienen una decoración interior repleta de elegantes detalles. El Hotel Gródek ofrece 23 habitaciones boutique, perfectas para una estancia romántica y lujosa en medio de la ciudad. Durante la tarde, los cafés son el lugar ideal para descansar mientras se observa el ritmo de vida tradicional de la ciudad.

Kazimierz: historia judía y vida moderna

El barrio judío (Kazimierz) fue una ciudad independiente hasta el siglo XIX que luego se incorporó al resto de Cracovia. Este barrio se caracteriza por albergar una gran comunidad judía que tenía un fuerte arraigo de sus tradiciones. La ocupación nazi desplazó a los judíos, que fueron llevados al gueto de Cracovia, y el barrio quedó desolado por mucho tiempo. Hoy este lugar goza de muy buena fama entre artistas y jóvenes universitarios. Es un barrio joven y vivaz en el que aún pueden observarse sinagogas, museos hebreos y restaurantes con platos judíos tradicionales. La mejor forma de conocer este distrito es recorrerlo a pie, para explorar sus callejuelas y rincones, que transportan a sus visitantes en el tiempo.

Podgorze: una fábrica y una historia de salvación

El barrio de Podgorze fue sede del gueto judío de Cracovia desde 1941. Durante su funcionamiento, más de 15000 personas fueron hacinadas y aisladas del resto de la población por grandes murallas. En homenaje a los deportados, la Plaza de los Héroes del Gueto expone decenas de sillas vacías. Dentro del gueto judío, la fábrica “Emalia” de Oskar Schindler es el sitio más conocido. Su historia fue llevada a la gran pantalla de la mano de Spielberg, con la famosa película “La lista de Schindler”. Esta fábrica es hoy un museo con una exposición permanente llamada “Cracovia bajo la ocupación Nazi”.

Castillo y colina de Wawel: dos atractivos claves de Cracovia

Situado a la vera del río Vístula, la colina Wawel fue el escenario de la vida política y eclesiástica de Polonia hasta el año 1609. Al subir esta colina pueden visitarse el castillo y la catedral. Este sitio ofrece una de las mejores vistas sobre la ciudad y es símbolo de Cracovia. Al interior del castillo se hallan las que alguna vez fuera las salas del estado, la armería, el tesoro de la corona y la cueva del dragón de Wawel. La catedral, dedicada a San Estanislao, es un atractivo muy interesante para los amantes de la cultura. Allí se emplazan un mausoleo, una capilla, criptas y la gran campana de Segismundo.

Cracovia – su impronta

Cracovia es una ciudad magnífica con un pasado histórico muy interesante. Sus pequeñas callejuelas y monumentales murallas atraen miles de turistas cada año. Desde la ciudad también pueden realizarse excursiones, la mayoría muy solicitadas por los turistas. Ejemplo de ellas son la visita al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau o a las minas de Wieliczka, impresionantes minas de sal de más de 3 kilómetros de extensión entre salas y galerías.