Mapa Filtro
Mapa Ordenar por

Palma de Mallorca: Barrios populares

Encanto familiar y un ambiente confortable hacen de los hoteles boutique mallorquines el alojamiento perfecto. Apenas ocultos entre las calles serpenteantes del casco histórico permiten a sus huéspedes descansar maravillosamente. Los restaurantes propios del hotel y las habitaciones decoradas con dedicación y esmero son algo habitual aquí. La ciudad es ideal para los amantes de las compras y para quienes quieran relajarse con una taza de café en la apacible terraza de uno de sus bonitos bares.

Envíe esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Hoteles boutique Palma de Mallorca

Estilo y elegancia sin igual es lo que caracteriza a los hoteles boutique en Palma de Mallorca. En el casco histórico se puede vivir con gran calma y apacibilidad en sus villas históricas. Las calles animadas y sus atractivos turísticos están a pasos de la puerta del hotel. El barrio más tranquilo, llamado El Terreno, se encuentra en el elegante puerto de yates. Aquí los turistas pueden refrescarse en sus amplias piscinas o con una copa de vino junto al paseo marítimo. Desde las terrazas de los hoteles boutique se tiene una vista maravillosa sobre el puerto y el casco histórico. Cala Mayor es conocida por su lujo y glamour. En este lugar se ofrecen servicios de spa y una cocina innovadora.

¿Dónde dormir en hoteles boutique en Palma de Mallorca?

Palma de Mallorca

© Puro Oasis Urbano

Dalt Vila: centro histórico y catedral de La Seu

Aquí todavía se respira un ambiente antiguo. Las calles estrechas y serpenteantes del centro histórico cambian de apariencia según el momento del día: durante la mañana, los proveedores hacen sus entregas, mientras que durante el día están repletas de residentes locales y turistas. Por la noche, todos ellos se reúnen en bares y disfrutan de una copa de vino o un cóctel. Los hoteles boutique de “Ciudad Alta”, como también se le denomina, se adaptan perfectamente a esta imagen. Los huéspedes pasan la noche en habitaciones históricas, amuebladas con materiales naturales y estilo mallorquín. El desayuno se sirve en la terraza bajo un sol radiante y junto a la piscina. A pocos pasos se sitúa la catedral de La Seu, construida en el siglo XVI, y el museo de Mallorca, donde se puede aprender sobre la historia de las islas Baleares.

Vila de Baix: de compras y disfrute culinario

En la “Ciudad Baja” el ambiente se deja describir como algo más vivaz. El barrio Santa Catalina alberga varios bares y bodegas. Aquí se sirven vinos mallorquines y especialidades culinarias, muchas veces compuestas por pescados de la mejor calidad. En la Avenida de Jaume III se agrupan las tiendas de marcas conocidas. La moda más sofisticada puede encontrarse en el Paseig del Born. Los hoteles boutique suelen estar emplazados dentro de palacios. Los muros gruesos separan a los huéspedes de los ruidos de la calle, por lo que el descanso no es un problema.

El Terreno: tranquilidad junto al puerto de yates y vistas del casco histórico

Esta parte de la ciudad está emplazada junto al puerto de yates, frente al casco histórico. Aquí se encuentra el lado más sofisticado de Palma que, en comparación con el centro, es más tranquila. Los hoteles boutique de El Terreno son mucho más lujosos y suelen tener una gran piscina y muebles muy modernos. El paseo marítimo está repleto de bares y restaurantes que sirven exquisiteces regionales. Sobre una colina al oeste de El Terreno puede verse el Castell de Bellver. Desde aquí se vislumbra toda la bahía de Palma de Mallorca. El castillo, construido para residencia real, merece una visita por su belleza y singularidad.

Cala Mayor: lujo y arte moderno

El sitio más conocido de Palma es Cala Mayor, en el oeste. En esta bahía el lujo y el glamour son algo cotidiano. Los hoteles boutique de Cala Mayor combinan el diseño moderno y una elegancia llena de estilo. Piscinas exclusivas y zonas de spa complementan el ambiente a la perfección. Las playas, más bien pequeñas, proporcionan la privacidad necesaria para disfrutar con tranquilidad. Desde las terrazas del hotel boutique se puede contemplar la residencia real Marivent. Los restaurantes de los hoteles sirven platos innovadores y de gran categoría, muchas veces reinterpretando especialidades mallorquinas. El museo Fundació Pilar i Joan Miró en Mallorca expone más de 2500 obras de arte moderno, principalmente del artista Miró. El edificio en sí mismo fue construido con el estilo Le Corbusier.

Palma – su impronta

El estacionamiento en Palma de Mallorca es más bien reducido, por lo que se recomienda recorrerla a pie. Por lo demás no hay que preocuparse, ya que los hoteles boutique allí ofrecen todo lo necesario para unas vacaciones perfectas.