Mapa Filtro
Mapa Ordenar por

Barcelona: Barrios populares

Para quienes se sientan sobrecogidos por la arquitectura alegre de Gaudí, los hoteles de diseño de Barcelona ofrecen el resguardo perfecto: un diseño interior purista y sofisticado con conceptos únicos que los hacen destacar entre los demás. Gràcia cuenta con un ambiente bullicioso y multicultural, mientras que L’Eixample sorprende con sus calles de aspecto medieval y Poblenou le da el toque industrial a la ciudad. Todos ellos cuentan los mejores hoteles de diseño de la región: confort y estilo.

Envíe esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Hoteles de diseño Barcelona

Barcelona es una ciudad que conjuga muchos estilos diferentes, por lo que elegir un barrio de moda depende, en gran medida, del gusto personal de cada visitante. Algunas partes de la ciudad son ideales para ir de compras, mientras que otras se componen de incontables calles repletas de arte. Claro que tampoco faltan los sitios clásicos de Barcelona, caracterizados por un diseño moderno y muy característico. Los hoteles de diseño recogen la sofisticación y el estilo de cada barrio y lo llevan a su interior con un carácter individual. Sus habitaciones se caracterizan por estar decoradas con buen gusto y ofrecer un confort sin igual.

Hoteles de diseño en Barcelona: un vistazo a los barrios y distritos más distinguidos

Gràcia: multicultural y caristmático

El distrito de Gràcia es cosmopolita, bohemio, creativo y multicultural. Aquí conviven estudiantes, inmigrantes, artistas bohemios y los vecinos de siempre. Su historia se remonta a siglos atrás, lo que le proporciona una identidad propia y un espíritu único. Sus pequeñas calles esconden tesoros artísticos y músicos callejeros que dan vida y color a la ciudad. Además de sus muchos cafés y cines independientes, Gràcia ofrece un sinfín de deliciosos restaurantes y tiendas boutique. El atractivo más conocido de este distrito es, sin dudas, Parque Güell, del renombrado artista Gaudí. La inmersión artística y cultural en Gràcia no está completa sin uno de sus preciosos hoteles de diseño, que reflejan el exterior en su interior, ofreciendo descanso e inspiración a la vez.

L’Eixample: arquitectura moderna y elegancia sin fin

En catalán, eixample significa “expansión”. Su nombre se debe a que L’Eixample fue construido en las afueras de la ciudad original de Barcelona con el fin de conectar diversos pueblos más pequeños, entre ellos, Gràcia. L’Eixample es perfecto para recorrer a pie, ya que cada una de sus esquinas alberga un tesoro arquitectónico único. Muchos de ellos son autoría de Gaudí, como la Sagrada Familia, uno de los atractivos más importantes y símbolo inconfundible de la ciudad. De gran interés turístico y comercial, L’Eixample es el distrito ideal para descansar. Los hoteles de diseño de esta zona conservan la elegancia y el modernismo de su entorno, adicionándole un servicio de calidad y excelencia. Con piscina, sofisticados restaurantes y áreas de spa, estos hoteles son sencillamente inmejorables.

El Born: de adoquines y balcones medievales

El Born es un barrio único: plantas y flores que decoran los balcones, calles serpenteantes y adoquinadas, preciosos parques, tiendas de moda vintage y bares de tapas en cada esquina. Entre sus pintorescas plazas y las calles angostas, el barrio de El Born es un atractivo turístico en sí mismo. Las principales atracciones que cautivan a los turistas son el Palau de la Música Catalana, el mercado Santa Caterina y el monasterio Iglesia de Sant Pere, junto a su bonita plaza. La oferta en bares y restaurantes es ideal para descansar tras un día de paseo y prepararse para una exquisita función en uno de los teatros que se encuentran a tan solo unos metros de distancia. El Born es un barrio de encanto medieval y bonitos edificios que albergan los mejores hoteles de diseño de la zona.

Barcelona – su impronta

La antigua ciudad de Barcelona conjuga las culturas europea y oriental, reflejadas perfectamente en su arquitectura. El estilo contemporáneo tiene su propio espacio e influye en el aspecto de la ciudad de una manera muy peculiar que los hoteles de diseño han sabido acoger perfectamente. En España, ninguna ciudad se parece a otra, pero Barcelona es especialmente extraordinaria.