Mapa Filtro
Mapa Compara precios de hoteles únicos Ordenar por

Playas con encanto, obras de artistas inigualables y una gastronomía de primera calidad: Cataluña lo tiene todo para unas vacaciones perfectas. La forma ideal de conocer esta región es reservando una habitación en uno de sus Paradores. La estancia en estos fantásticos palacios y edificios emblemáticos no solo será una experiencia única, sino también la oportunidad ideal para degustar los vinos de Tarragona, recorrer las callejuelas de Girona o dejarse fascinar por Barcelona.

Envíe esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Paradores en Cataluña

¿Ya es hora de tomarse unas vacaciones? La región de Cataluña es el lugar ideal para los amantes de las playas, la gastronomía de primer nivel y el lujo y confort de los Paradores más bellos de España. Antiguos emplazamientos o edificios destacables, que han sido seleccionados por su valor histórico, artístico o cultural y restaurados para dar lugar a los más hermosos Paradores–singulares hoteles que ofrecen servicio exclusivo y una propuesta gastronómica tradicional–.

Paradores en Cataluña: un vistazo a las ciudades más importantes

Barcelona: tesoros arquitectónicos y delicias gastronómicas

Por su tamaño, Barcelona es un lugar ideal para conocer a pie. Esta ciudad alberga importantes edificios como la Ciutadella o el castillo de Montjüic, y bellos parques, como el de Joan Miró. Aquí tampoco faltan las propuestas culturales y artísticas, especialmente del artista Gaudí. La más conocida es la Sagrada Familia, pero también cuentan entre ellas el Parque Güell o la Casa Batlló. Para los amantes de las compras, La Rambla es el paseo ideal: Este es el centro neurálgico de la ciudad y tiene opciones para todos los gustos. Barcelona ofrece una amplia variedad de estancias y hoteles. Entre estos, vale destacar los Paradores, por su elegancia y calidad de servicio. Para disfrutar con amigos, el plan ideal es ir de tapas y pintxos, o probar la tradicional cocina marinera.

Girona: patrimonio cultural y casco histórico

Ubicada cerca de Barcelona, Girona destaca por su rico patrimonio cultural y un bonito casco histórico que atrae a muchos visitantes. Entre sus calles y edificios, resulta fácil percibir tanto su pasado romano, como la historia bélica que marcó la ciudad. El casco histórico se caracteriza por concentrar muchos de los atractivos de esta ciudad: los Baños Árabes, la catedral de Santa María, el barrio Judío y el monasterio. Desde Girona puede llegarse también a la playa de Aiguablava, uno de los rincones más atractivos de la Costa Brava. Aquí, Paradores obsequia a sus huéspedes con una estancia de primera calidad, invitándolos a disfrutar del mejor servicio.

Tarragona: enoturismo, legado romano y naturaleza

Tarragona es una ciudad como pocas: Aquí los turistas beben un buen vermú mientras aprecian la combinación entre pasado y presente, entre la historia y la vida moderna. La ciudad cuenta con un sinfín de atractivos de la época romana, como el anfiteatro o el acueducto. También tiene atractivos emblemáticos como su catedral o el Museo Nacional de Arqueología. Los amantes de la naturaleza disfrutan de sus costas que chocan con el Mediterráneo o hacen una escapada al Delta del Ebro, el parque natural más bonito de la región. Allí, el Parador de Tortosa da la bienvenida a los miles de turistas que llegan cada año a aprovechar todas las maravillas que Tarragona ofrece.

Cataluña – su impronta

Cada una de las ciudades que conforma la región se caracteriza por contar con atractivos únicos y por tener un encanto propio. Una de las formas de conocer estos fantásticos lugares es a través de sus sabores: Platos tradicionales, cocina fusión y enoturismo. Para disfrutar de estas exquisiteces y, a la vez, de una estancia en hoteles de primera calidad, lo más recomendado es elegir uno de los Paradores de Cataluña. La elegancia y el servicio de calidad que estos Paradores ofrecen, también pueden encontrarse en Andalucía, Castilla y León, e incluso en Galicia y el norte de España.