0 hoteles únicos Mapa Filtro
Mapa Compara precios de 0 hoteles únicos

Cataluña: Lugares populares

Entre la costa del Mediterráneo y los Pirineos se encuentra la región española más rica en naturaleza, ofreciendo pequeños hoteles con cómodas habitaciones y servicio personalizado. Cataluña se distingue por ciudades como Barcelona o Tarragona y por sus increíbles paisajes montañosos. Los pequeños hoteles de Cataluña están emplazados en caseríos coloridos a pocos metros de los principales atractivos turísticos, adaptándose perfectamente a las vacaciones en pareja o en familia.

Compartir esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Pequeños Hoteles Cataluña

Cuna de la arquitectura modernista, plagada de paisajes de montaña, de interior y de costa, y con varios sitios que forman parte del Patrimonio de la Humanidad, Cataluña es un destino turístico que necesita ser descubierto a través de todos los sentidos. Pinturas rupestres, obras de Gaudí, anfiteatros romanos y arquitectura gótica, todo ello se conjuga en esta comunidad española. La forma ideal de disfrutar esta amplia gama de experiencias y paisajes es recorrer sus ciudades y pueblos tomándose el tiempo para apreciar cada detalle. Si se quiere degustar la mejor comida regional y descansar tranquilamente, los pequeños hoteles catalanes son la opción ideal.

Pequeños hoteles en Cataluña: un vistazo a los lugares más destacados

Barcelona: sitio de compras, paseo y encanto modernista

Barcelona es una de las ciudades más populares y deslumbrantes del continente europeo. El símbolo de la ciudad es, por supuesto la Sagrada Familia. Con su estilo modernista, constituye una de las creaciones arquitectónicas más fascinantes, a la que Gaudí se encargó de proporcionarle detalles de la naturaleza que hace que sus torres parezcan hechizadas. La influencia de Antoni Gaudí puede percibirse en toda la ciudad, como en el Parc Güell, en Casa Milà o en Casa Batlló. Barcelona cuenta con varios miradores que permiten apreciar el lugar en todo su esplendor, lo mejores son el mirador de Sarriá y el mirador de torre Baró. La montaña mágica de Montjüic tampoco se queda atrás y, además, su cima tiene varias atracciones que merecen la pena. Para salir de compras o a comer, La Rambla, con sus terrazas, kioskos y estatuas humanas, es el sitio perfecto. Allí puede visitarse el mercado de la Boqueria, que atrae con sus infinitos colores y sabores. A poca distancia de la capital se encuentra Sitges, mejor playa urbana de Europa según el New York Times en 2013. Los inacabables atractivos turísticos de la ciudad pueden resultar algo agotadores. Los pequeños hoteles de Barcelona propician el ambiente perfecto para abstraerse del ajetreo turístico y brindan un refugio para relajarse y descansar correctamente durante la noche.

Ciudad de Tarragona: lugar tradicional con historia romana y una vista única del Mediterráneo

El casco viejo de Tarragona es el centro neurálgico de la población y resulta encantador gracias a sus pequeñas callejuelas, con escalinatas y cuestas. En los alrededores del centro pueden verse muchos bares y restaurantes, ideales para descansar y beber algo por la tarde. Desde el Balcón del Mediterráneo puede apreciarse una de las vistas más bonitas del mar y del anfiteatro romano. Construido en el siglo II d.C., este anfiteatro supo ser lugar de reunión y festividades. La Rambla, por su parte, resulta muy atractiva y luce un monumento a los Castell, torres humanas de varios pisos de altura que se construye tradicionalmente en el Campo de Tarragona. La plaza del Ayuntamiento es muy amplia y tiene bonitas terrazas con varios restaurantes. La Catedral, de estilo gótico temprano, tiene además un Claustro y un Museo Diocesano que pueden visitarse. Otro museo de gran interés es el Museo Nacional de Arqueología, que alberga diversos elementos y restos de su rico pasado.

Girona y Montañas de Begur: la combinación ideal entre el mar, la urbe y la montaña

Dentro de la provincia de Girona, la capital de nombre homónimo es uno de los destinos más conocidos, situada en el interior de la provincia. La ciudad de Girona posee varios atractivos entre los que se destacan la catedral, la basílica de San Feliu, el ensanche medieval, la universidad, el barrio judío, murallas y fortalezas. A pocos kilómetros de distancia de la ciudad se sitúan las Montañas de Begur, formaciones montañosas a orillas del mar Mediterráneo. El punto más alto es el Puig de Son Ric, de 325 metros. Sus numerosos acantilados se alternan con bonitos pueblos marineros y calas perdidas. Entre estos poblados pueden mencionarse Lafranc, situado cerca del faro de San Sebastián o el mismísimo pueblo de Begur que, a pesar de su popularidad entre los turistas, ha logrado mantener un pasado histórico que se remonta a la prehistoria. El Castillo de Bagur es el símbolo emblemático de la ciudad y un recuerdo de su época feudal. Aquí la vista es impresionante y los pequeños hoteles permiten disfrutar de una estancia llena de confort y atención personalizada.

Cataluña – su impronta

Gracias a su vasta extensión, Cataluña está plagada de rincones hermosos y vistas panorámicas únicas. Sus grandes urbes atraen a miles de turistas cada año, pero los pequeños pueblos distribuidos tanto en el interior como a orillas del mar Mediterráneo tienen también mucho que ofrecer, especialmente cuando de tranquilidad y naturaleza se trata. Es por ello que hospedarse en uno de los pequeños hoteles de Cataluña resulta en una experiencia inolvidable. Casi siempre atendidos por sus propios dueños, la calidez en el servicio y la serenidad del ambiente son incomparables.

Pequeños Hoteles Cataluña: Destinos populares

Pequeños Hoteles Cataluña: Lugares populares

Pequeños Hoteles: Lugares populares

Tipos populares hoteles en Cataluña