Mapa Filtro
Mapa Ordenar por

Florencia es la capital de la Toscana. Esta ciudad ha sido influenciada por los más famosos artistas del renacimiento de Italia: Miguel Ángel, Dante, Da Vinci, todos han dejado su huella en esta fascinante metrópoli del arte. Sus obras pueden verse en hoteles, iglesias y palacios, así como en las galerías Uffizi y en varios de sus más de 70 museos. En las calles y callejones que rodean el duomo, es posible encontrar tanto trattorias como pequeños paraísos de la gastronomía italiana y toscana.

Envíe esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Hoteles Florencia

Florencia, la capital de la Toscana, siempre es una buena elección a la hora de visitar Italia. El arte y la cultura se esconden en cada rincón. La ciudad cuenta con un sinfín de hermosas atracciones turísticas, como la fuente de Neptuno. Medici, Miguel Ángel, Dante, el renacimiento y platos exquisitos – todo eso es Florencia, la romántica y moderna ciudad a orillas del Arno. Aun estando lleno de restaurantes de primera clase, tradicionales vinotecas y antiguos estudios de artesanos, hay lugar para el presente en forma de marcas de lujo y modernas galerías. Quienes se dejan llevar por los Jardines de Bóboli y el duomo, logran conocer Florencia en su máximo esplendor.

Un vistazo a los barrios más importantes:

Centro: metrópolis del arte y meca del turismo

Grandes masas de turistas pasean por sus calles, el barrio de San Giovanni, situado en el sur de la ciudad, es el corazón histórico y artístico de Florencia (allí se encuentran la catedral, la Piazza della Repubblica, el Ponte Vecchio y las galerías Uffizi). Mercados, moda y zapaterías de primera calidad se encuentran en la calle Via dei Calzaiuoli.

Centro turístico: corazón de la ciudad, del arte y de la historia. Entre la catedral y el Ponte Vecchio se agrupa la mayoría de las iglesias, los museos y las galerías. Quienes se dejan llevar por su encanto logran disfrutar no solo de la historia que esconde la ciudad sino también la actuación de artistas callejeros, entre los que se encuentran pintores y cómicos.

Arte e historia: la catedral de Santa María del Fiore y su impresionante cúpula impregnan el paisaje de la ciudad. Se recomienda caminar por la Via del Calzaiuoli, pasando la iglesia de Orsanmichele (Huerto de San Miguel), hasta llegar a la emocionante Piazza Signoria con el Palazzo Vecchio, sede del gobierno. Al continuar el recorrido junto a la orilla del Arno, puede encontrarse la Galleria degli Uffizi, con una fascinante colección de arte proveniente de distintos rincones del mundo. En el Ponte Vecchio, los joyeros venden sus alhajas. En la Piazza della Repubblica, el corazón del casco antiguo, pueden degustarse bebidas refrescantes y deliciosos helados italianos.

Souvenirs: pequeños recuerdos, carteras de cuero y zapatos nuevos son vendidos en la Via Calzaiuoli. Los precios varían entre “precios para turistas” y muy buenas ofertas. Junto a los puestos de pizza y los pequeños mercados se sitúan las tiendas de moda y zapaterías. Aquí se necesita de un buen olfato para los artículos de calidad. En el Mercato Nuova pueden verse muchos cerditos de la suerte, con sus característicos hocicos de color oro.

Santa Croce: noches de fiesta y vida urbana

Santa Croce es elegante y urbano, polifacético y cosmopolita: bares a la moda, pequeñas tiendas y magníficos teatros (Teatro Verdi, Circo-lo Teatro del Sale), sitios tradicionales con destacados restaurantes toscanos (Mercato San’Ambrogio, Fabio Picchi: Il Cibreo) y enotecas (Enoteca Pinchiorri) atraen una gran variedad de clientes de todas partes del mundo.

Turismo cultural: dentro del museo de ciencias naturales Museo dei Storio della Scienza, uno de los más reconocidos en el mundo, se encuentran, entre otros, elementos que alguna vez pertenecieron a Galilei. En la orden franciscana de Santa Croce, en el año 1226, se empotraron 278 lápidas de los siglos XIV a XIX, entre los que se encuentran Galileo, Maquiavelo y Miguel Ángel. Realmente vale la pena visitar estas atracciones, para las que casi no hay que hacer cola.

La calle de los teatros: en Florencia hay un sinfín de teatros. El Teatro Verdi, con sus espectáculos de ballet, ópera, obras teatrales y conciertos, dentro de un maravilloso y antiguo complejo, es sencillamente espectacular. Le sigue también el Circo-lo Teatro del Sale, en el Mercado Sant’Ambrogio, que combina a la perfección con una noche de deliciosos platos florentinos del famoso cocinero Fabio Picchi. Al finalizar la cena, tienen lugar shows de baile, teatro o comedia.

Vida nocturna: Via de’Benci, Piazza Sant’Ambrogio y Piazza Ghiberti – en la noche, estos sitios se transforman en una fiesta. El primero, Via de’Benci, se encuentra en el centro de la ciudad y tiene un estilo muy sofisticado; mientras que en los otros dos se respira un aire más distendido.

Boutiques ocultas: en Santa Croce, las calles alojan pequeñas tiendas con finos objetos: camperas de cuero artesanales y distinguidas chocolaterías rodean a la iglesia.

Mercado de las pulgas: en la Piazza dei Compi, los lunes y sábados, en la mañana y en la tarde, tiene lugar un mercado de las pulgas que atrae principalmente a residentes florentinos.

Cocina toscana: Florencia es conocida por sus trattorias y restaurantes. El “Pinchiorri” en Via Ghiberti luce una estrella Michelin y una magnífica selección de vinos de primera categoría. En “Il Cibreo” se sirve una gran variedad de platos, excepto pasta. Fabio Picchi prepara su famoso plato “insalata di trippa”, que encandila a los paladares de sus comensales.

Santa Maria Novella: lujo y afición por el arte

Compras de lujo en la Via dei Tornabuoni, tiendas de antigüedades (Via dei Fossi) y arte moderno en el Museo Marini. Cocina de alta calidad, bares con un ambiente acogedor y la iglesia Santa Maria Novella. Este barrio se sitúa cerca del corazón histórico de Florencia, reuniendo a italianos y turistas.

Galerías y arte moderno: Florencia y el arte contemporáneo, esta combinación única en su especie se encuentra en el museo Marino Marini, frente a la iglesia de Santa Maria Novella. En lo que alguna vez fue una iglesia, se emplaza desde 1988 el primer museo de arte moderno en Florencia. Las obras del escultor y pintor italiano Marino Marini se exhiben en este museo. A su alrededor: galerías privadas de arte moderno.

Tiendas de antigüedades: en Via dei Fossi es posible encontrar varias de estas tiendas ofreciendo antiguos bustos, pinturas y otros objetos curiosos. Se puede hurgar tranquilamente, solo hay que llamar a la puerta.

Shopping de lujo y bares sofisticados: los amantes de la grandiosidad se sienten en el paraíso al llegar a Via dei Tornabuoni. En esta calle se encuentran todos: Prada, Gucci, Cavalli, Ferragamo, Armani y más. Entre tienda y tienda, elegantes bares, cafés y bonitos restaurantes ofrecen un servicio insuperable.

Turismo: Santa Maria Novella fue la primera iglesia gótica de la ciudad. Además, aquí se encuentra la farmacia más antigua del mundo, en la Via della Scala 16. Allí, desde 1221, los monjes fabrican medicamentos, jabones y perfumes, entre otros.

Oltrarno: artesanías, diseño y vida universitaria

Artistas trabajando en sus pequeños estudios situados en estrechos pasajes, tiendas de diseño a la moda en la Borgo San Frediano, cocina toscana clásica a buen precio, el Palazzo Pitti y los Jardines de Boboli. Por la noche, “al otro lado del Arno” se transforma en punto de encuentro para estudiantes, entre bares y cafés.

Pasajes de artesanías: caminando por Oltrarno se debe prestar atención a las pequeñas puertas abiertas a los lados de la calle: desde orfebrería hasta grabado en cobre, la mayoría de los artesanos trabajan en sus estudios situados en las calles de este barrio. Borgo San Frediano es un buen sitio para comenzar a recorrer los callejones aledaños y dejarse sorprender.

Estudiantes y vida nocturna: durante la noche, Oltrarno se llena de estudiantes. Borgo San Frediano cuenta con un sinfín de bares, mientras que en la Piazza del Carmine la fiesta está en “Dolce Vita”. Allí también pueden encontrarse espectaculares trattorias, con buena calidad y precios accesibles. “Il Cité” es una mezcla entre librería, espacio de debate político, vino asequible y conciertos para un público distendido.

Museos y espacio verde: el Palazzo Pitti, con sus Jardines de Boboli cuenta con 7 museos y colecciones, que abarcan desde los antiguos apartamentos reales hasta actuales obras modernas. El Giardino di Boboli se sitúa justo detrás del palacio y es uno de los jardines más hermosos de Italia. Además, ofrece una preciosa vista de la ciudad.

San Marco: joven, multicultural y natural

Este barrio, tal vez no tan pulcro como el resto de Florencia, solía ser un barrio de estudiantes. Muchos inmigrantes y jóvenes hacen de este su hogar, en el que pueden disfrutar de una amplia variedad de restaurantes étnicos y aprovechar las ofertas regionales que tiene el Mercato Centrale. En Piazza San Marco espera un público relajado, justo al lado del David original de Miguel Ángel.

Ambiente multicultural y mercados: además de los estudiantes de la Academia de Bellas Artes, aquí viven muchos inmigrantes. Es por ello que puede encontrarse no solo cocina toscana sino también especialidades para todos los paladares. El Mercato Centrale es un colorido mercado en el que pueden encontrarse desde objetos de cuero hasta cualquier tipo de cachivaches.

Aires juveniles: bajo las arcadas de la Piazza San Marco se apiña el público joven. Este lugar se deja describir como un sitio agradable con encanto estudiantil y bonitos restaurantes.

Centros artísticos: a pocos pasos del Mercato Centrale se encuentra la iglesia San Lorenzo, construida por encargo de los Medici. Los sepulcros, por su parte, fueron realizados por Miguel Ángel. La segunda galería más visitada de Florencia se encuentra justo en la dirección contraria: la Galleria dell’Academia, que atesora, entre otros, el David de Miguel Ángel, de 5,17 metros de alto.

Florencia – su impronta

Turismo: alrededor de 40 000 turistas pasean cada día en las calles de Florencia. La mayoría de los florentinos vive en Oltrarno, Santa Croce o en las afueras de la ciudad. Quienes quieran conocer la faceta más tranquila de Florencia, deberán visitar el casco antiguo temprano en la mañana y mezclarse en el tumulto de Sant’Ambrogio por la tarde-noche.

Escena gay: tanto gais como lesbianas son bienvenidos en la ciudad. Aquí tiene lugar la comunidad LGBT más grande de Italia.

Historia antigua y arte moderno: Florencia se compone de arte e historia. Sin embargo, la ciudad también hace un esfuerzo por dar lugar al presente y busca “desempolvarse”: quienes estén interesados en el arte contemporáneo, podrán visitar el Museo Marini, la moderna galería de Palazzo Pitti y las galerías que se sitúan en los alrededores.

Vistas: la belleza de Florencia se aprecia mejor desde las alturas. Desde Oltrarno puede llegarse a Piazzale Michelangelo a través de pequeñas calles y muchos escalones. Pequeñas enotecas y trattorias hacen del camino un recorrido más interesante y agradable. Una vez en el lugar, pueden escucharse diversos músicos callejeros y disfrutar de una increíble vista. Quienes se encuentran en los Jardines de Boboli pueden caminar hasta la muralla de la ciudad y dejarse sorprender por la vista desde allí arriba. También puede llegarse a Fiesole en bus o coche, esta es una ciudad con una vista inolvidable.