Mapa Filtro
Mapa Compara precios de hoteles únicos Ordenar por

El aspecto multifacético de Andalucía es algo poco común: En el sur de España, esquiar en Sierra Nevada es tan posible como surfear en la Costa de la Luz o hacer una excursión en el Parque Nacional. Para disfrutar de la cultura, el lugar ideal es Granada, con su fortaleza árabe Alhambra. Málaga, donde nació Picasso, es un paraíso de compras para el diseño y las artesanías. Sevilla es el sitio ideal para disfrutar de la vida en hoteles con estilo, bailando flamenco y degustando tradicionales tapas.

Envíe esta selección de hoteles.

¿Le gusta esta selección de hoteles? ¿O se la quiere recomendar a un amigo? Envie la lista completa por correo electrónico.


Hoteles Andalucía

Disfrutar de una estancia en los hoteles de Andalucía incluye degustar tapas, un buen vaso de jerez y admirar el flamenco. Costas soleadas, parques nacionales protegidos, ciudades enérgicas: desde vacaciones en la playa hasta salidas a esquiar, todo es posible en el sur de España. Los monumentos conmemorativos históricos son un reflejo de la influencia de los pueblos fenicios, cartagineses, romanos y árabes. Los sitios más populares son masivamente visitados por gran cantidad de turistas cada año, que ocupan las habitaciones más bonitas de diversos hoteles

Hoteles en Andalucía: un vistazo a los lugares y regiones más importantes

El noroeste andaluz: contacto con la naturaleza, turismo de ciudad e historia colonial

En el límite con Portugal y la Comunidad Autónoma española Extremadura se halla el noroeste de Andalucía, un paraíso para los amantes de las caminatas y de las excursiones (parque natural Doñana, Sierra Norte). Desde las agrestes costas del Atlántico y hasta su zona interior montañosa se extienden los caminos para excursiones; los viajeros de negocios, por su parte, ponen la mira en Sevilla, la metrópolis con más vida de la región. Tradicionalmente, los turistas se dirigen a los pueblos escondidos de la provincia de Huelva, situada al oeste. En la costa aún pueden verse las huellas dejadas por Cristóbal Colón hace siglos atrás.

Naturaleza, caminatas y excursiones: En la extensa provincia de Sevilla, el paisaje varía constantemente: frondosos bosques, formaciones cársticas y pantanos deleitan los ojos de sus visitantes con vistas espectaculares. Tenaces mochileros dedican sus días a conocer el amplio espectro de senderos para caminatas (Real de la Jarra, Sendero de las Laderas). Uno de los lugares más populares son la Sierra Norte en Sevilla y la Sierra de Aracena en la provincia Huelva. Cerca de la ciudad de Aracena, la Gruta de las Maravillas, es un conjunto de cuevas con estalactitas y estalagmitas que deslumbra los ojos de sus visitantes.

Atracciones históricas y artesanías: Los pueblos y pequeñas ciudades de la provincia de Huelva reflejan un pasado de pobladores con distintas historias, que son contadas a través de una combinación de hermosas iglesias, capillas, mezquitas y castillos. Este es el lugar ideal para los fotógrafos aficionados, especialmente si están interesados en la historia. Aquí se pueden encontrar también distintos sitios de origen árabe (Alájar, Carmona), legados históricos romanos (Aroche, Santiponce en Sevilla) y antiguos pueblos mineros dedicados a la extracción de cobre (Minas de Riotinto). Otros lugares de la zona ofrecen productos regionales (artesanías en Cortegana, jamón serrano en Jabugo). Otra de las opciones es viajar directamente a la capital Sevilla, allí hay de todo un poco.

Monasterios y Colón: Saliendo de excursiones y caminatas, pueden visitarse monasterios de distintas épocas en el interior de Huelva. Muchas veces, estos tienen exposiciones abiertas al público. El monasterio Santa Clara en Moguer aloja al museo Diocesano de Arte Sacro y legados dejados por el poeta Juan Ramón Jiménez. En el monasterio franciscano La Rábida, cercano a la capital provincial Huelva, pueden contemplarse retratos de Cristóbal Colón. Allí se rinde homenaje al famoso navegante, que partió desde el Puerto de Palos de la Frontera hacia su viaje de descubrimiento por el Atlántico. Junto al muelle pueden observarse réplicas de sus barcos: la Niña, la Pinta y la Santa María; y también hay un museo marítimo, el museo de Martín Alonso Pinzón.

Provincia de Málaga: turismo playero, barranquismo y patrimonio cultural

La vida urbana y el turismo playero se conjugan a la perfección en la Costa del Sol y la Costa Tropicana. En el centro de Málaga, la segunda ciudad más grande de Andalucía en el interior montañoso (Montés de Málaga), se caracteriza por sus pueblos y ciudades de color blanco, muchos de ellos colmados de tesoros de arte y componentes del patrimonio cultural (Antequera, Ronda). El sitio perfecto para hacer ciclismo de montaña y descenso de barrancos es Sierra de las Nieves. En esta reserva de biósfera de la UNESCO predominan las piedras calcáreas e impresionantes quebradas.

Vida de playa y un campo tranquilo: A lo largo de la vasta Costa del Sol se aglomera la actividad turística en lugares como Torremolinos y Marbella. Mucho concreto, pero también bares playeros (Chiringuitos) y muelles deportivos exclusivos se extienden uno detrás de otro sobre el paseo principal. A pocos pasos de la playa, que se encuentra rodeada por bonitas palmeras, se encuentra también el hotel 5 estrellas Gran Meliá Don Pepe GL. Hacia el campo la vida es más apacible, lo que se refleja a la perfección en el encantador Hotel Cortijo Salinas, situado en una hacienda restaurada, a 20 kilómetros en las afueras de Ronda. El norte de la ciudad de Málaga, la cordillera homónima atrae a viajeros en búsqueda de tranquilidad. Los que van tras la adrenalina, en cambio, visitan Sierra de las Nieves: desfiladeros escarpados y senderos estrechos son dos de las características que aman los deportistas de montaña. Los vastos bosques de pino piñoneros enriquecen el paisaje de la reserva de la UNESCO.

Senderos para caminar atravesando distintos pueblos: Muchos senderos y calles de la provincia de Málaga llevan a los caminantes a través de los característicos “pueblos blancos”. Las casas de color blanco calcáreo, pertenecen a los tradicionales pueblos españoles (Espera, El bosque, Olvera) y se agrupan de forma vertiginosa en las laderas y cumbres de las montañas. Hay muchos sitios ideales para hacer una escapada, muchos de ellos con castillos y monasterios (Bornos) dignos de admirar o una majestuosa plaza de toros en el pueblo (Villaluenga del Rosario).

Riqueza cultural en Ronda: Un atractivo urbano es la ciudad de Ronda, situada a uno 100 kilómetros al oeste de la capital provincial de Málaga. Sobre una meseta rocosa se erige, con aire dominante, el casco antiguo de origen árabe. Son tres los puentes que conectan la quebrada sobre el río Guadelevín. La historia de la construcción de los puentes puede conocerse en el Centro de Interpretación del Puente Nuevo, que también relata la historia de la ciudad y muestra la flora y fauna que caracteriza la región. Quienes deseen dormir cerca de la quebrada, podrán reservar una habitación en el Parador de Ronda. El hotel se encuentra directamente en el empinado acantilado de alrededor de 120 metros de profundidad. Frente a él se sitúa el nuevo barrio “El Mercadillo”. El listado de las atracciones principales incluye la plaza de toros, el canal de agua (Mina de Agua) y el palacio del rey moro (Cuesta de Santo Domingo), con su mina de extracción e impresionantes jardines. En el barrio San Miguel puede disfrutarse de los baños árabes.

Costa de la Luz: vacaciones activas, avistamiento de aves y jerez

Los surfistas y otros turistas activos se ven atraídos por Costa de la Luz, que se formó como resultado de los rompeolas y los fuertes vientos. Aquí puede disfrutarse de la tranquilidad de los pueblos de playa (Zahara de los Atunes) o visitar la ciudad de Cádiz. Quienes gustan de avistar aves, deben visitar el Parque Nacional Doñana. Visitas obligatorias son Jerez de la Frontera, la capital del Jerez, y los cerros de Gibraltar, donde el viento llega desde tierras africanas. En la frontera con Portugal se sitúa Sierra de Aracena, un destino muy atractivo para quienes disfrutan de las excursiones.

Rompeolas, deportistas náuticos y bohemios: El crudo viento del Atlántico a lo largo de la costa, que abarca desde Gibraltar hasta Portugal, lleva a que el típico turismo de playa se mantenga más bien alejado. Ello hace de este lugar el destino ideal para aquellos que deseen viajar unos kilómetros más en camino de ripio para disfrutar de vistas maravillosas. La Costa de la Luz es el territorio predilecto de los kitesurfistas y los domadores de olas (Playa del Palmar). Los que se quedan en tierra, suben el cuello de sus chaquetas y disfrutan de largas caminatas bajo un sol resplandeciente, con arenas doradas y rodeados de auténticos pueblos de pescadores. En temporada alta, sin embargo, esta zona se convierte en un lugar más concurrido y ruidoso.

Paraíso aviar, alcornoques y asombrosos peñascos: Entre El Rocío y Sanlúcar de Barrameda comienza a extenderse el Parque Nacional Doñana. La vasta zona húmeda, con bosques de pinos de diversas especies, es el área de descanso de millones de aves migratorias, hábitat de flamencos, águilas imperiales ibéricas y calamones. Los amantes de las plantas y los animales que se encuentren en Costa de la Luz deberían hacer una parada también en Sierra de Aracena y en Los Alcornocales, el parque natural que alberga impresionantes bosques de alcornoques. Se puede llegar al extremo suroeste del continente por medio de un funicular y un trecho serpenteante: Los peñascos de Gibraltar (426 metros) son conocidos por sus colonias de macacos de Berbería y constituyen un destino turístico muy elegido por visitantes de todo el mundo. Debido a que el territorio pertenece a Gran Bretaña, esta visita se encuentra sujeta a controles de pasaportes.

Jerez, flamenco y escuela de equitación de la realeza: Quienes se dejan impresionar por la civilización y la cultura deben visitar Jerez de la Frontera. En las bodegas distribuidas por toda la “capital del jerez” pueden degustarse los vinos licorosos a la vez que se observan sus refinados sistemas de producción (González-Byass, Bodega Tío Pepe). Otras atracciones esenciales son el Centro Andaluz de Flamenco (Plaza de San Juan), la escuela de equitación de la realeza y sus caballos danzantes (Avenida Duque de Abrantes) y la fortificación de origen moro Alcázar (Plaza de Arenal). Dentro de ella se esconden algunos secretos, como el Museo de Relojes, que expone casi 300 piezas. Los atractivos más importantes son el Festival de Jerez, un festival de flamenco que tiene lugar en marzo, y la Feria del Caballo, en mayo. Otro sitio inolvidable es Cádiz, capital de la provincia homónima, emplazada sobre una lengua de tierra bañada por las aguas del Atlántico. La Nueva Catedral y el museo de Cádiz (Plaza de Mina), con su sector arqueológico y una colección de arte, son sitios tradicionales a la hora de planear una visita.

El sureste de Andalucía: vacaciones de esquí, vida en la playa y cultura urbana

Los españoles llegan a Sierra Nevada (en la provincia de Granada) para esquiar. Para muchos turistas, la cordillera al norte de Granada es una verdadera alternativa a los Alpes. Quienes practican ciclismo de montaña, montañismo y escalada libre adoran la cima más alta del país. Los amantes del sol y la arena son seducidos por las extensas costas del sur. En la Costa Tropical (provincia de Granada) abundan las frutas exóticas. En el Cabo de Gata, ubicado en la provincia de Almería, reina un clima casi desértico.

Deportes de invierno, ciclismo de montaña y aire tropical: Durante el invierno (de noviembre a mayo), Sierra Nevada se transforma en la central de deportes de invierno de España. En sus casi 80 pistas, el Pradollano Ski Resort ofrece actividades especiales, como esquiar de noche (Pista El Río) o half pipes (Snowpark Sulayr). La cordillera con la cima más alta de España (Mulhacén, a 3482 metros de altura) también ofrece buenas rutas para hacer ciclismo de montaña y distintas opciones para escalar. La alta montaña protege la costa situada al sur de la misma, logrando temperaturas extremas para la región: A solo una hora de distancia en automóvil se cosechan frutas exóticas (piñas, bananas, aguacates) a lo largo de toda la Costa Tropical. Para tomar el sol, las playas más elegidas son Almuñécar, Salobreña y Motril. Las playas cercanas a Costa del Sol atraviesan toda la provincia vecina de Almería.

Clima semidesértico, rocas volcánicas y nudismo: Al oeste de la ciudad de Almería se encuentra el Cabo de Gata con su clima semidesértico. Una cresta montañosa de altura mediana producto de los volcanes, una costa rocosa que se mantiene naturalmente intacta y un paisaje único, con salinas y bahías protegidas que sorprenden a viajeros solitarios y excursionistas. Durante los meses de verano en las playas se concentra una gran actividad (Playa de los Genoveses, nudismo en Playa de Monsúl).

Herencia morisca, fortificaciones y tapas: África septentrional, situada justo enfrente (conexión de ferry desde Almería a Melilla/Marruecos), influencia también la arquitectura de la costa andaluza sudoriental. La ciudad de Almería era un centro comercial morisco de gran importancia, legado que aún puede percibirse en la imponente fortificación Alcazaba. Alhambra, en la capital provincial de Granada, es famosa por sus palacios y fortalezas. La bonita ciudad de Albayzín, patrimonio cultural de la UNESCO, es otro de los puntos turísticos que no pueden faltar en la lista. Tras un largo día de turismo sigue degustar las exquisitas tapas, ofrecidas en cada calle y en cada rincón en bares tradicionales (Bodegas Castañeda, Los Diamantes). A pocos pasos de la famosa catedral de Granada, en el histórico edificio de un ayuntamiento, se sitúa el encantador Hotel Boutique La Casa De La Trinidad.

Córdoba: historia antigua, plantación de olivos y parques naturales

Durante las excursiones históricas en la provincia de Córdoba pueden encontrarse reliquias de las civilizaciones romanas y árabes. Las caminatas en sus frondosos bosques permiten descubrir la producción regional de aceite de oliva. Lo más espectacular son las escarpadas formaciones rocosas de las Sierras Subbéticas, un sitio ideal para los amantes de la vida salvaje.

Turismo histórico: A primera vista, Córdoba resulta una de las provincias menos llamativas de Andalucía. A los lados del río Guadalquivir se lleva adelante la actividad agrícola y ganadera, mientras que el turismo se concentra en la capital homónima Córdoba que, en la época del califa, era un centro comercial próspero. Su encanto antiguo se ve reflejado en sus impresionantes mezquitas, en el Alcázar de los Reyes Católicos y en los baños árabes. El que alguna vez fue un barrio judío (Judería) tiene hoy sinagogas y también el museo de la tauromaquia. También hay otros destinos de la provincia que son muy ricos en tesoros culturales (Ruinas Medina Azahara, el Castillo de Almodóvar del Río, construcciones barrocas en Priego de Córdoba y el monasterio en Cazalla).

Caminatas, vida salvaje y oliva: Para los excursionistas, las Sierras Subbéticas al suroeste de la provincia son uno de los destinos más atractivos: En el parque natural de la UNESCO, dominado por formaciones calcáreas, viven aves de presa (águilas, águilas ratoneras, azores, buitres), hircos, linces rojos, serpientes y lagartos. En las zonas más bajas predominan las plantaciones de olivos, las fábricas también son parte del paisaje característico. En algunos sitios aún pueden encontrarse almazaras tradicionales que, además, admiten visitas (Zuheros, al sureste de la ciudad de Córdoba).

Parque natural y festival de Blues: En la provincia de Jaén, en la frontera oriental, se encuentra Sierra Cazorla, el parque natural más grande de Andalucía (alrededor de 220 000 hectáreas). Este territorio de caza (venados, conejos, cabras) posee una gran variedad de plantas: De acuerdo a la época del año, los excursionistas y fotógrafos pueden encontrar orquídeas, narcisos, violetas y peonias. Cazorla es un pueblo de montaña particularmente conocido por su festival de Blues (en julio). Quienes deseen visitar la ciudad de Jaén, podrán disfrutar la vista desde arriba desde el hotel de montaña Parador de Jaén. Esta monumental construcción se impone sobre el Cerro de Santa Catalina.

Sevilla: paseo por el casco antiguo, tapas y flamenco

La ciudad capital Sevilla es el centro industrial y comercial de la Región Autónoma Andalucía. Los turistas se ven atraídos por el antiguo barrio El Arenal y por Santa Cruz, situado al este del río Gaudalquivir. Las calles y sus cientos de rincones albergan boutiques, bares de tapas y otras tiendas para curiosear un rato (al sur de la calle de Alfonso XII). Tampoco pueden perderse la preciosa catedral y el museo del flamenco.

Turismo, museos y flamenco: Con casi 700 000 habitantes y formando parte del patrimonio cultural de la UNESCO, la capital de Andalucía une la rutina de los españoles y el despliegue del turismo. Entre los atractivos típicos pueden contarse la catedral y su torre campanario Giralda, el palacio Alcázar, la Torre de Oro y el Archivo de Indias, que contiene documentos de los más grandes descubridores (Colón, Magallanes y Cortés). El Museo de las Bellas Artes es uno de los museos de arte más importantes de España; también se recomiendan visitar el Museo de Baile Flamenco y el Museo Arqueológico Provincial.

Vida nocturna y artesanías: El casco viejo y sus patios internos son el lugar perfecto para dar un paseo, disfrutando de los bares de tapas, los restaurantes y las boutiques distribuidos por doquier. En los alrededores de Plaza Nueva, los artesanos ofrecen sus obras andaluzas típicas (cerámica, accesorios para flamenco, abanicos, instrumentos). La vida nocturna se concentra en Alameda de Hércules, en el barrio Santa Cruz (para ver bailar flamenco ir a Los Gallos) y a lo largo dela calle Betis (Discoteca Boss).

Plaza de toros, paseos en carruaje y ferias: A pesar de la gran controversia en torno a las corridas de toros, estas siguen siendo parte de la tradición española. Otra de las opciones es dar un paseo en carruaje, recorriendo las pintorescas calles de la ciudad. Durante abril, Sevilla se viste de fiesta para la feria más grande de España (Feria de abril): desfile de caballos, flamenco y deliciosos platos para degustar directamente en la calle.

Málaga: arte, shopping histórico y vida nocturna

La segunda ciudad más grande de Andalucía es ideal para ir de shopping tour (especialmente en la calle Larios). En el centro de la ciudad pueden encontrarse muchas boutiques y artesanías en cerámica. El fuerte bronceado de los turistas de playa contrasta con las impresiones de los que tomaron un tour en el día pero, al final, todos se reúnen en un bar para disfrutar de una fresca cerveza de barril. La vida nocturna de Málaga ofrece opciones para todos los gustos, desde un estilo underground, pasando por la cultura gay hasta algo más chic (calles Carretería, Granada y Beates).

De compras, de lo moderno a lo clásico: Desde una boutique en un patio interno hasta un centro comercial, los seguidores de la moda en Málaga se sienten como en el paraíso. El conocido centro comercial El Corte Inglés (en avenida de Andalucía) y las zonas peatonales (calle Larios) se ven inundados por público de todo tipo: desde amas de casa hasta gente de negocios. Las calles aledañas reúnen tiendas de diseño para una concurrencia más a la moda (calle Mesón de Vélez). El Mercado Central de Atarazanas es el mercadillo más visitado de la región.

Museos y Picasso: Las obras de arte son tradición en Málaga. Especialmente el arte de la alfarería, que tiene su propio museo de cerámica (Las Vastillas, carretera de Mijas). Esta ciudad es el paraíso para los amantes de las exposiciones: Los más de 20 museos no dejan lugar a desear más. La mayoría de ellos se encuentra en el casco antiguo: desde arte sacro (Palacio Episcopal), pasando por un museo de muñecas (calle Álamos 32) y hasta el museo Casa Natal de Picasso (Plaza de la Merced 15). Por supuesto que en Málaga no puede faltar una plaza de los toros con su respectivo museo (Paseo de Reding).

Clubbing y tapas: El barrio La Malagueta anima al público joven cada noche del año: muchos bares, clubs y discotecas aguardan en las calles Carreteria, Granada y Beates (Liceo, Vive le Rock, Discos Cendelejas). Para mayor elegancia, se recomienda ir a comer a uno de los reconocidos restaurantes de la ciudad. El primer lugar de los menús lo ocupan las tapas, con todas sus variaciones (Tapeo de Cervantes, El Pimpi).

Andalucía – su impronta:

Siesta y cena tardía: El descanso de mediodía español es largo y sagrado. Entre las 14 y las 17 h muchas tiendas en Andalucía se encuentran cerradas, exceptuando algunos supermercados en zonas turísticas. Durante estas horas, lo mejor es buscar un sitio a la sombra para disfrutar un mediodía tranquilo. Las comidas en España suelen servirse tarde, los habitantes locales nunca cenan antes de las 21:00 h.

Apto para niños: España es un país para niños. Quienes quieran cenar con sus hijos en un bar de tapas, no percibirán caras de pocos amigos (excepto, tal vez, de algunos turistas). Los pequeños gateando bajo la mesa son parte del clima ruidoso y activo de los restaurantes españoles. Aquí nadie se preocupa por hablar bajo para no molestar a los comensales de la mesa contigua, sino que reina la actitud animada y jovial.

Paisajes extremos: Estepas desérticas, espesos bosques, frías cumbres y playas arenosas. Muchos de los turistas que llegan a Andalucía van en búsqueda de deportes y actividades extremas. Aquí los límites se entrecruzan y el clima varía mucho de hora en hora. Cádiz, por ejemplo, es una de las zonas más lluviosas de España, mientras que otros sitios a su alrededor son desérticos.